Publi

Siga CriptoPasion en
Google Noticias CriptoPasion

El dólar estadounidense, considerado durante mucho tiempo el pilar del sistema financiero mundial, ahora enfrenta importantes desafíos en medio de cambios geopolíticos y crecientes déficits gemelos en Estados Unidos. Este es el reciente análisis publicado por los gigantes de Wall Street Morgan Stanley (MS) y el Foreign Policy Research Institute, en informes que plantean interrogantes sobre el futuro de la moneda de reserva mundial. Según el informe, las criptomonedas emergen como protagonistas en este escenario en evolución. Aunque aún se encuentran en sus primeras etapas, tienen el potencial de erosionar y fortalecer el dominio del dólar en las finanzas globales. Andrew Peel, jefe de departamento de Morgan Stanley, destaca que el reciente crecimiento del interés en activos digitales como Bitcoin (BTC), junto con el aumento de los volúmenes de monedas estables y la promesa de las monedas digitales del banco central (CBDC), podrían provocar cambios significativos en la panorama monetario mundial. “El creciente interés en las monedas digitales refleja no sólo una búsqueda de alternativas al dólar, sino también una respuesta a las políticas monetarias y sanciones económicas de Estados Unidos”, señala Peel. Este cambio se evidencia en la búsqueda por parte de algunos países de medios alternativos de transacciones financieras y la creciente adopción de activos digitales como reserva de valor. Sin embargo, el informe destaca que las monedas estables, que están vinculadas al dólar estadounidense, también desempeñan un papel crucial en el ecosistema financiero actual. Peel señala que, lejos de socavar el dólar, estas monedas estables podrían en realidad fortalecer su posición como moneda global dominante. Su continua evolución y creciente aceptación por parte de las principales instituciones financieras resalta el potencial de estas monedas digitales para dar forma al futuro de las finanzas globales. Además, Peel señala que la política monetaria estadounidense, combinada con el uso de sanciones económicas, ha obligado a algunos países a buscar alternativas al dólar. Esta tendencia se evidencia en la creciente adopción de activos digitales, como Bitcoin, como reserva de valor, lo que indica un claro cambio en el escenario monetario internacional.

Publicidad

Las monedas estables y las CBDC plantean un desafío para la economía

La aparición de las monedas estables ha despertado un renovado interés en las CBDC, las monedas digitales emitidas por los bancos centrales. A medida que estas monedas se adopten más ampliamente y sean tecnológicamente más avanzadas, tienen el potencial de establecer un nuevo estándar para los pagos transfronterizos. Esto podría reducir la dependencia de intermediarios tradicionales como SWIFT y disminuir el uso de monedas dominantes como el dólar estadounidense en transacciones internacionales. El análisis de Morgan Stanley pone de relieve la complejidad del escenario financiero actual y la necesidad de adaptarse a las nuevas realidades. El auge de las criptomonedas y las CBDC plantea un desafío tanto para los formuladores de políticas como para los participantes del mercado, y requiere una reevaluación de las estrategias tradicionales. Además, el informe destaca los riesgos y oportunidades asociados con esta transformación. Si bien algunos países pueden ver las criptomonedas como una oportunidad para reducir su dependencia del dólar estadounidense y del sistema financiero estadounidense, otros pueden temer la pérdida de control sobre sus políticas monetarias y su estabilidad financiera. Sin embargo, a pesar de los desafíos, el informe sugiere que el cambio es inevitable. El avance de la tecnología y la creciente globalización de los mercados financieros hacen que sea cada vez más difícil para cualquier país mantener un control absoluto sobre el sistema monetario global. En resumen, el informe de Morgan Stanley destaca un panorama que cambia rápidamente en el que las criptomonedas y las CBDC están emergiendo como agentes disruptivos en el sistema financiero global. A medida que el dólar estadounidense enfrenta desafíos cada vez mayores, las monedas digitales representan tanto una amenaza como una oportunidad para redefinir el orden financiero global. El futuro del dinero está en juego y las decisiones que se tomen hoy darán forma al panorama económico mundial en las próximas décadas.

Las criptomonedas y su impacto en las finanzas globales

El informe de Morgan Stanley destaca que las criptomonedas, como Bitcoin, están ganando cada vez más aceptación como forma legítima de activo financiero. Bitcoin, en particular, ha sido objeto de un creciente interés por parte de inversores institucionales e individuales, lo que ha llevado su valor de mercado a niveles sin precedentes. El renovado interés en las criptomonedas no se limita sólo a Bitcoin. Otras monedas digitales, como Ethereum, también están ganando protagonismo, impulsadas por la promesa de contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas. El crecimiento de los volúmenes de monedas estables también es un fenómeno digno de mención. Estas monedas digitales, que están vinculadas a activos tradicionales como el dólar estadounidense, ofrecen estabilidad de valor y liquidez, lo que las hace atractivas para inversores y empresas de todo el mundo. Por otro lado, la creciente adopción de monedas estables ha despertado un interés generalizado en las CBDC. Estas monedas digitales emitidas por los bancos centrales tienen el potencial de combinar las características de las criptomonedas, como la eficiencia y la seguridad de las transacciones, con la estabilidad de las monedas fiduciarias tradicionales.

El FPRI advierte sobre la amenaza digital al dólar

El Instituto de Investigación de Política Exterior (FPRI), un grupo de expertos especializado en política exterior, también ofrece información sobre la amenaza digital al dominio del dólar. Según un análisis reciente del FPRI, el aumento de las criptomonedas y las monedas digitales emitidas por los bancos centrales plantea un desafío importante para la posición del dólar como moneda de reserva global. El FPRI destaca que las criptomonedas como Bitcoin ofrecen una alternativa atractiva al sistema financiero tradicional, permitiendo transacciones globales rápidas y seguras sin la necesidad de intermediarios financieros convencionales. Esta capacidad de eludir las restricciones del sistema financiero liderado por Estados Unidos plantea una amenaza directa al papel del dólar como moneda de reserva internacional. Además, el FPRI señala que varios países, incluida China, están desarrollando CBDC con el objetivo de reducir la dependencia del dólar en las transacciones internacionales. Al ofrecer una alternativa digital emitida por el Estado, estas monedas podrían socavar aún más la posición del dólar como moneda dominante en el comercio mundial.

¿Riesgos para quién?

Por mucho que varios informes de instituciones norteamericanas señalen esta amenaza de la economía digital, la pregunta aún persiste: ¿para quién representa riesgos la economía digital? No es nada nuevo que varios países estén buscando alternativas más sostenibles que el dólar y el proteccionismo económico estadounidense. Esta búsqueda de alternativas y soluciones paralelas al dólar también deja claro que los anuncios del Tesoro y de las entidades norteamericanas son, en su mayor parte, un pánico innecesario. Está más que demostrado que no adoptar el dólar no desestabiliza la economía mundial. En este caso, la más afectada es, de hecho, la economía de Estados Unidos. La preferencia por el dólar en la liquidación de contratos internacionales permitió a Estados Unidos controlar durante mucho tiempo todos los países del mundo. Esto facilitó, por ejemplo, bloqueos económicos basados ​​en el criterio de un solo país. Alertando sobre el privilegio de poder de los estadounidenses, países como Francia y los BRICS han estado buscando alternativas en los últimos 15 años. La intención no es sólo dejar de depender de la moneda norteamericana, sino también deshacerse del “espionaje” gubernamental de terceros en las transacciones internacionales. Todo lo que se necesitaba para esto era la existencia de blockchains y sus stablecoins sin estado o CBDC sin ningún tipo de seguimiento. Este cambio del sistema financiero tradicional basado en el dólar al sistema financiero digital podría socavar el dominio del dólar en el mercado internacional y afectar principalmente a la economía interna del país. Sin la gran demanda del dólar para transacciones o conversiones, la moneda se debilitaría, con valores cada vez más bajos. Además, este intercambio evitaría bloqueos económicos en los más diversos lugares del mundo, como Rusia, Cuba y Venezuela.

¿Puede la economía digital ayudar a financiar a los grupos terroristas?

Una de las principales preocupaciones globales con el reemplazo masivo de transacciones en dólares por monedas estables sería la financiación de grupos terroristas en todo el mundo. Una de las consecuencias de esta falta de supervisión estadounidense de las transacciones sería la violación de dos leyes estadounidenses que sirven de base para sanciones arbitrarias. Estas leyes crean lagunas para “acciones de emergencia”, pero dejan abierta la posibilidad de bloqueos políticos y económicos. La economía digital dificulta las acciones de desfinanciamiento por parte de EE.UU., lo que genera una advertencia para las autoridades. Binance ya ha sido acusado de lavado de dinero por permitir que entidades sancionadas en dólares operen en criptomonedas. Además, Estados Unidos hace repetidas acusaciones de financiar grupos terroristas, como Al Qaeda y Hamás, además de financiar programas de Corea del Norte. Otra queja constante es sobre las entidades con sede en el espacio chino, que supuestamente deben rendir cuentas al Partido Comunista. Sin embargo, la financiación de estos grupos ya se produce en paralelo al dólar y hasta la fecha EE.UU. no ha presentado una solución verdaderamente eficaz. El gobierno de Estados Unidos también teme que China haga de Hong Kong un centro económico digital, amenazando fuertemente el dominio económico del dólar. De concretarse, el mercado internacional reduciría en gran medida la demanda del dólar y su fortaleza, estabilidad, aceptación multilateral, la solidez de los reguladores estadounidenses y la capacidad de vigilar las transacciones en dólares se verían definitivamente socavadas.

¿Hay alguna solución?

No existe una receta perfecta para la economía mundial, ni ningún indicio de que Estados Unidos pueda detener esta nueva era digital. Por ahora, sólo tenemos varias economías beneficiándose de esta nueva era e informes que intentan encontrar una solución al proteccionismo económico de un solo país. La creciente adopción de criptomonedas y CBDC por parte de varios países refleja no solo una búsqueda de alternativas al dólar, sino también una respuesta a las políticas monetarias y sanciones económicas de Estados Unidos. Este cambio de paradigma representa a la vez un desafío y una oportunidad para redefinir el orden financiero global. Sin embargo, la transición a una economía digital no está exenta de riesgos. La posibilidad de financiar grupos terroristas y la falta de una regulación adecuada plantean preocupaciones sobre la seguridad y estabilidad del sistema financiero global. Ante este escenario, es esencial que los formuladores de políticas y los participantes del mercado estén preparados para enfrentar los desafíos y aprovechar las oportunidades que presenta la economía digital. Adaptarse a esta nueva realidad requerirá cooperación internacional e innovación regulatoria para garantizar la estabilidad y seguridad del sistema financiero global. Siga CriptoPasion en
Google Noticias CriptoPasionGoogle Noticias CriptoPasion

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.