Publi

Las criptomonedas han terminado de constituir las bases para un mundo enteramente digital en el que la transferencia de valor se produce de manera eficaz.

La tecnología del metaverso fue desarrollada sobre la arquitectura informática blockchain, por lo que reconoce lo provechosas que resultan las criptomonedas para el intercambio de bienes y servicios.

Publicidad

Las criptomonedas en el metaverso

Las criptomonedas han dejado de ser consideradas como un método de pago alternativo al que un reducido grupo de personas se dedicaba. Tras una década de su introducción con el bitcoin, hoy existe una economía descentralizada que se organiza alrededor de la tecnología blockchain y la existencia de un tipo de valor digital, real e independiente.

Y si bien hoy las criptomonedas son un medio de pago aceptado en una multitud de ámbitos, estas se han constituido como activos financieros de gran rendimiento y han dado origen a aplicaciones y sistemas nuevos: los contratos inteligentes, las aplicaciones descentralizadas y los tokens no fungibles o NFT por sus siglas en inglés —non fungible token—.

Para garantizar la legitimidad y seguridad de un ecosistema tan variado, enteramente digital, los mismos metaversos se basan en la tecnología blockchain. Esta arquitectura criptográfica constituye un registro inalterable que contiene las transacciones de valor realizadas. Dicho registro se encuentra de manera simultánea en los ordenadores de una multitud de usuarios que verifican las operaciones realizadas.

Según vemos en la página de mejorbrokerdebolsa.com/exchanges-criptomonedas, web especialista en materia de finanzas y valores de intercambio, al tratarse de un sistema descentralizado, las criptomonedas resultan fundamentales para establecer relaciones comerciales efectivas entre los usuarios y las distintas compañías que participan en el metaverso, invertir en negocios digitales o rentabilizar el dinero.

¿Qué es el metaverso?

En sentido técnico, el metaverso es una arquitectura informática cuyas propiedades permiten registrar valores digitales y transferirlos mediante la tecnología blockchain de manera segura y transparente, aunque anónima, con el sistema de tokens inteligentes del que el metaverso disponga. De este modo, se registra el valor de los activos de manera digital.

El metaverso es un término que se utiliza, en sentido amplio, para referirse a cada uno de los distintos desarrollos de este tipo que existen en la actualidad: por ejemplo, el que corresponde a Meta, empresa anteriormente conocida como Facebook. Sin embargo, cuando hablamos del metaverso en sentido estricto, nos referimos al conjunto de los distintos metaversos en desarrollo.

Esta industria en su conjunto se organiza con base en la misma tecnología blockchain que dio origen a las criptomonedas y a las aplicaciones descentralizadas que facilitan su transferencia y comercio. Por lo tanto, la mayoría de los metaversos dispone de su propia criptomoneda, con la cual se puede realizar todo tipo de transacciones.

En efecto, se podrán utilizar para acceder a todos los productos y servicios que ya se pueden encontrar en los distintos metaversos: comprar “tierra”, propiedades y realizar todo tipo de transacciones por bienes digitales como los NFT de las distintas empresas que se encuentren en este entorno. Con el tiempo, se cree que este nuevo mundo reemplazará a internet como medio digital por excelencia.

¿Qué se puede hacer en el metaverso?

Las criptomonedas en el metaverso tienen el mismo funcionamiento en el mundo virtual que el dinero en el mundo real: sirven para transferir valor de manera directa entre los distintos individuos, empresas y negocios para obtener bienes y servicios de cualquier tipo. Por lo tanto, su funcionamiento nos resultará bastante sencillo de comprender.

Al mismo tiempo —y como sucede con el dinero en el mundo real— las criptomonedas tienen un valor financiero en el que se convierten en instrumentos de inversión que permiten, por ejemplo, realizar préstamos, apostar por su valor futuro o utilizarse como financiación para el emprendimiento dentro del metaverso.

Cada metaverso representará su propio ecosistema económico con una determinada criptomoneda —o varias de ellas— que le permitirá establecer relaciones de valor entre los usuarios y el mismo universo en el que se encuentran. La seguridad y eficacia de la tecnología blockchain y los contratos inteligentes resultan muy convenientes para ello.

Entre los metaversos más populares se encuentra Decentraland, con una fuerte impronta para el negocio inmobiliario, ya que permite crear, comprar y vender propiedades. Asimismo, aloja una multitud de servicios dedicados a ello. Su token se llama MANA —basado en Ethereum— y posibilita todos estos usos.

Por otro lado, Sandbox, cuyo token se llama SAND —basado, también, en Ethereum— permite realizar una multitud de operaciones comerciales e invertir en arte digital. Durante su corta vida, ha aumentado un 400 % su valor.

Por otro lado, Star Atlas se constituye como un multiverso de exploración espacial que resulta muy atractivo. Su token, el ATLAS, permite navegar este cosmos y realizar todo tipo de operaciones.

¿Cómo utilizar las criptomonedas en el metaverso?

Su utilidad más significativa es también la más obvia: la compra de productos y servicios. En efecto, hoy en día esto resulta bastante sencillo de implementar, ya que solo requiere realizar una transferencia entre usuarios o entre usuarios y negocios por un determinado bien, tangible o no. En este sentido, como en el caso del dinero tradicional, las criptomonedas ofrecen privacidad, pero son invulnerables frente a robos y fraudes.

Del mismo modo, los medios de almacenamiento y los monederos digitales que permiten gestionar operaciones o invertir representan el siguiente paso en cuanto a un ecosistema digital autónomo: la capacidad de ganar dinero con el metaverso y crear nuestras propias empresas y negocios en el mundo virtual. La siguiente lista reúne las mejores maneras de usar las criptomonedas en el metaverso.

Como método de pago

En principio, el valor de las criptomonedas en el metaverso se traduce en la posibilidad de adquirir valores dentro del mismo ecosistema digital con el sistema de tokens inteligentes. Este tipo de productos son únicos y utilizan la misma tecnología que las criptomonedas. Por lo tanto, su posesión representa un valor por sí mismo y permite realizar otras operaciones.

Como valores de cambio financiero

Las criptomonedas son bienes conocidos cuya principal función es servir como método de pago, en el cual se ofrecen a cambio de un bien o servicio —u otra moneda—. Sin embargo, su uso ha excedido este primer propósito y hoy las criptomonedas mismas son un bien de comercio sobre el cual se especula su valor en el mercado, por lo que se puede rentabilizar su intercambio dentro del metaverso.

Como bienes dentro de juegos

En lo que a juegos se refiere, la tecnología cripto se emplea para comprar productos dentro, membresías o planes especiales dentro de un variado número de juegos virtuales; desde wearables hasta habilidades y monedas propias. Los más comunes de estos ejemplos —y, por lo tanto, los más populares— son los linden dollars y el bitcoin. De hecho, los primeros pueden intercambiarse por dinero real sin la necesidad de recurrir a ningún tipo de empresa o intermediario.

Como valores para crear objetos

Las criptomonedas ofrecen la posibilidad de acceder a formas de crear y confeccionar objetos virtuales originales. Dichos objetos ocupan un espacio específico en el metaverso y pueden emplearse en nuevos mundos para fabricar construcciones, alterar el ambiente y, por supuesto, venderse a otros usuarios.

Como valores para obtener servicios de distinto tipo

Las criptomonedas pueden emplearse para adquirir servicios dentro y fuera del metaverso: si buscamos programadores o artistas dentro de este universo, podemos encargar trabajos mediante un pago en las criptomonedas disponibles o en el NFT del metaverso en cuestión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.