Publicidad

El superintendente enfatizó que la seguridad es un tema que no se está dejando de lado: “si validamos procesos y se les informa que las cosas se van hacer así, eso quiere decir que estas máquinas o estos equipos se van a legalizar y a normalizar de esta forma y, como decimos en Mérida, son ‘caca’ (no se pueden tocar). Obviamente hay que tener una acción punitiva contra las acciones que no se cumplan. El tema de los órganos de seguridad para mí es el más sencillo. Yo sé que para ustedes es lo que más les estresa. En la aduana ya hemos tenido comunicaciones con el Seniat y tenemos información que ya se han ido liberando algunas cosas. Ese es un tema muy puntual que hay que atacar”.

Los mineros convocados pidieron una mayor transparencia para importar equipos y desarrollar su trabajo sin temores. Foto: @JoselitRamirez

“Si llegamos a una metodología clara, a instrumentos de supervisión y regulación claros, donde todos tengamos las reglas en la mesa, Policía Nacional, Cicpc, la idea es llegar a un consenso y mostrar todo lo que estamos haciendo para que todos puedan hacer la actividad con tranquilidad”, añadió el superintendente en medio de la reunión, que transcurrió bajo un ambiente de cordialidad y de bienvenida a los mineros a la Sunacrip.

Ramírez planteó además que la idea es digitalizar todo el proceso para que cualquier funcionario pueda hacer una consulta automática: “darles un mecanismo de denuncia en tiempo real”. En otro punto de la reunión el superintendente sugirió que “lo ideal es contar con una validación de la máquina en tiempo real con una blockchain propia”.

Algunos de los participantes que intervinieron en la reunión dijeron que otros mineros decidieron no asistir por temor y por la desconfianza que existe con relación a lo que decidan los organismos oficiales sobre la minería. A lo que Ramírez comentó: “tal vez todos vienen con un temor, pero es importante cuidar la confianza de ustedes”, dijo Ramírez, en un intento por acercar ambas orillas.

Zonas geográficas y electricidad

Uno de los mineros propuso la creación de zonas geográficas especiales en el país como un método para agrupar a los grandes mineros, que se cobre un impuesto especial por el consumo eléctrico y el uso de datos. Otro asistente sugirió la creación de una escuela técnica de redes que soporten sistemas en blockchain “para que miles de jóvenes empiecen a entender este mundo”, constató CriptoNoticias.

Entre los puntos debatidos, estuvo el de las redes eléctricas. Del lado de los mineros se pidió “abrir un canal con Corpoelec para que la comunicación sea más fluida”. Incluso, hubo participantes que colocaron en la mesa la posibilidad de invertir en transformadores y otros elementos para garantizar el fluido a las granjas de minería.

Sobre este aspecto, Ramírez puntualizó que en Corpoelec hay opiniones que sugieren delimitar un espacio para la minería. “Ellos tienen mucha más experiencia que nosotros, son cosas que no se pueden desestimar. De hecho, existe una delimitación de zonas ociosas en donde hay un excedente de energía”, dijo el superintendente, según informes a los que tuvo acceso este medio.

Un punto de vista generalizado entre los mineros y las autoridades, que alcanzó aceptación mayoritaria, es el bajo costo de los servicios públicos relacionados con la minería y la actividad económica nacional, ya que no representa el valor real de lo que cuesta producirlos. Ante este planteamiento, Ramírez respondió, a uno de los asistentes, que los servicios tendrán precios acordados y que serán anunciados próximamente.

Autor original: Rafael Gómez Torres

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.