blockchain espiral

Uno de los proyectos que más titulares originó en la fiebre de las criptomonedas de 2017 fue FunFair (FUN en Coinmarketcap). Se trata de un proyecto orientado a operadores de casinos basado en tecnología blockchain. Un proyecto ambicioso que ha tenido que enfrentarse a los estragos del largo mercado bajista que ha azotado a todas las criptomonedas, así como a las dificultades de captar a operadores terceros que se aventuren a explotar su novedosa plataforma tecnológica.

FunFair es un protocolo para casinos online basado en el ecosistema Ethereum. FunFair no es un casino como tal, sino un modelo de negocio con licencia propietaria destinado a venderse a operadores de casinos y plataformas de apuestas. Es una apuesta decidida por la tecnología blockchain, pero no está exenta de obstáculos significativos que podrían hacer fracasar este primer intento serio de revolucionar el mundo del juego online tal y como lo conocemos.

moneda ethereum

Fuente: Pixabay

FunFair, inconvenientes y ventajas de un cambio de paradigma

El principal inconveniente que actualmente tiene FunFair es un problema que afecta a muchos otros proyectos basados en tecnologías de cadenas de bloques: la ausencia de una masa crítica de usuarios que consiga tracción suficiente para hacer pupa a sus adversarios tradicionales. La plataforma cuenta con una media inferior a los 100 usuarios diarios, por lo que los casinos tradicionales pueden respirar tranquilos por el momento.

Los casinos online tradicionales también cuentan con otro as en la manga: el de contar con unos juegos que tienen a sus espaldas años de desarrollo y mejora. Tomemos por ejemplo el caso de Betfair y sus tragaperras: posibilidad de jugar a máquinas de 3 o 5 tambores, con alto grado de interacción; jackpots crecientes, tiradas gratis, opción de jugar a slots de +25 líneas o posibilidad de jugar desde iOS o Android de manera nativa. Todo ello respaldado por una regulación nacional centralizada (como Juego Seguro en España) imposible de cumplir con un proyecto descentralizado.

Y a la luz de estas ventajas de los casinos tradicionales, se ponen de manifiesto otros dos inconvenientes graves de plataformas como FunFair: la falta de regulación centralizada y las dificultades técnicas que suponen una barrera de entrada para los jugadores que se manejan peor con las nuevas tecnologías (es incomparable jugar directamente desde una aplicación de móvil que bajarse Metamask, comprar tokens de Ethereum para pasarlos FunFair, realizar las retiradas a un monedero virtual, etc.).

Ahora bien, con la consolidación de este proyecto se evitarían muchos fraudes en los casinos online, al garantizar por contrato inteligente los payouts de la banca. Aunque es cierto, como ya hemos mencionado, que la transparencia también puede garantizarse con medio de unas buenas auditorías por parte de organismos reguladores oficiales. En realidad la mayor ventaja de FunFair podría ser indirecta: la desaparición de los casinos fraudulentos que no están regulados debidamente. ¿Qué jugador en su sano juicio se arriesgaría a jugar con un casino no regulado teniendo la opción centralizada regulada o la opción descentralizada no regulada pero segura gracias a un contrato inteligente?

Parece que la tecnología blockchain todavía está a años luz de reemplazar las tecnologías tradicionales empleadas por los casinos online. Pero sería inteligente por parte de estos últimos adaptarse, porque todo hace indicar que en los próximos años el cambio de modelo operativo será irrevisible y redundará en beneficio de todos los amantes del juego.

blockchain espiral

Fuente: Pixabay

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.