Publi

El comercio de criptomonedas es el acto de especular sobre los movimientos del precio de las criptomonedas mediante una cuenta de negociación de CFD, o comprar y vender las monedas subyacentes a través de un exchange.

En síntesis, se trata de comprar barato y vender caro, para obtener ganancias de cada transacción.

Publicidad

Y sí, es una manera muy sencilla de definir un concepto que, en la práctica, no es nada fácil.

El trading amerita de tiempo, paciencia y conocimientos técnicos. Herramientas y/o características que no siempre están al alcance de todos y que no son fáciles de conseguir.

De allí que muchos traders ahora recurran a métodos como las señales de trading, que facilitan el comercio en 99%. Pues permiten abrir una operación en pocos segundos, estableciendo una estrategia prediseñada para la orden, sin necesidad de realizar un análisis de mercado por cuenta propia.

Pero ¿qué tan rentables son las señales de trading?

Sus ganancias potenciales dependen de cómo opere, su estrategia de distribución de capital y cuánto invierta.

Los proveedores son excelentes para un inversionista novato que no sabe mucho sobre la dinámica del mercado de criptomonedas, y le brindarán una excelente manera de aprender las cuerdas.

Las señales le ayudarán a saber qué comprar, cómo realizar una inversión y cómo beneficiarse. En cuanto a sus ingresos, pero, no es fácil hacer una estimación.

Independientemente, una cosa importante que necesitará para ganar dinero es el conocimiento adecuado, algo que ofrecen los operadores de señales.

Una pequeña inversión: el comienzo de algo muy grande

Existen ejemplos como el de David Meneses, un joven de poco más de 20 años, quien pudo convertir $110 en más de $20.000 gracias a un grupo de señales que conoció en Telegram.

“En un grupo de un grupo de criptomonedas de Telegram conocí sobre un grupo de señales y clases de trading gratis. Pregunté y varias personas me dijeron que sí era confiable, porque estaba administrado por los mismos que llevaban ese grupo donde ya estaba, así que pregunté. Fue una de las mejore decisiones que he tomado”, relata.

Para acceder, uno de los administradores del grupo le pidió registrarse en StormGain con un enlace de referidos y depositar $110 en esa cuenta, lo que le hizo dudar.

“Primero decían que era gratis y después me dijeron que depositara $110. ¡Claro! Luego entendí que el dinero lo seguiría manejando yo y que siempre sería mío, pero igual no estaba seguro. Lo bueno es que me ofrecieron acceso por un par de días, para que viera cómo funcionaba todo”, dijo Meneses.

Comenta que en esas horas pudo comprobar que las señales que enviaban eran 100% efectivas y reales.

“Apenas entré al canal vi unas señales que habían enviado ese día. Les hice seguimiento y en efecto funcionaban. Me impresionó lo precisas y seguras que eran. No tenían targets alocados y las entradas concordaban muy bien con el movimiento que estaba teniendo el mercado. Además, a pesar de que pedían registro en StormGain, muchas sus señales funcionaban en Binance y en muchos otros exchange”, destacó.

Señala que luego de salirse del grupo se dispuso a conseguir el dinero para ingresar. Estaba dispuesto a invertir los $110 y multiplicarlo con las señales.

Meneses es venezolano. Su país de origen está sumergido en una fuerte crisis económica desde hace más de ochos años y, con un salario mínimo de $3 al mes, no es nada fácil pedir la suma que le solicitaban para el ingreso.

“Soy de los pocos afortunados con un salario de $100 al mes, por eso no podía ponerlo todo en StormGain. Aparte que esos $100 no alcanzan para vivir todo el mes en Venezuela. Lo bueno es que hago varias cosas para poder sobrevivir y por esas fechas había hecho unos trabajitos extras y me debían dinero. Aunque tuve que completar y me quedé corto, no me arrepiento de nada”, comenta el joven.

Los resultados los comenzó a ver en poco tiempo. Relata que comenzó a generar ganancias de al menos $10 diarios, durante los cinco primeros días. Es decir, triplicó lo que ganaba diariamente con su –ahora- antiguo empleo.

“Eso fue siguiendo las señales al pie de la letra. No me ponía a inventar, ni me sobreapalancaba. Estaba muy atento al mercado y en cuanto podía ajustaba el primer target como stop loss, para cerrar en ganancias y si me daba la oportunidad, hacía lo mismo con el objetivo dos. El objetivo es sumar, no restar”.

Entonces llegó la bull run. Bitcoin y las altcoins entraron en un mercado alcista, que llevó a la criptomoneda líder a alcanzar un máximo histórico de casi $70.000 dólares, desde un mínimo cercano a los $28.000, a principios de este 2021.

El hito se convirtió en una “bendición” para el joven Meneses quien, ahora teniendo el conocimiento que le daban las clases de trading gratuitos y las ventajas de las señales, aprovechó cada movimiento del mercado “para sumar” y alcanzar sus primeros mil dólares.

En poco tiempo, esos $1.000 aumentaron a $10.000 y poco después a $20.000.

“Cuando llegué a $220, saqué la inversión. Ya si perdía, al menos no iba a quedarme sin nada. Pero la constancia no me permitió perder. Sí, algunas operaciones se me cerraron en perdidas, pero eso fue que si el uno o dos por ciento de todas las que hice”, detalló.

Pero esto lo justifica en el que hecho de que sus profesores no son perfectos y él tampoco lo es, pues algunos de sus propios análisis también fallaron. Algo por lo que culpa directamente a ese rasgo tan inherente del mercado: la volatilidad.

“El mercado es muy impredecible. Pero si te digo que al menos el 98% de las operaciones las cerré en verde. Hoy tengo un carrito y ya estoy muy cerca de comprar mi primer apartamento. Sigo comerciando y dependo enteramente del trading y todo comenzó con esa pequeña inversión de $110”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.